iMPerial-valley-dust-storm
A 2013 DUST STORM THAT IMPACTED THE IMPERIAL VALLEY. OBTAINED FROM THE DESERT REVIEW.

Aunque hay varios riesgos asociados con la sequía del Mar Salton, quizá el más preocupante es el riesgo a la salud pública. Publicaciones previas en esta bitácora digital hablan de los efectos a la salud causados por el polvo proveniente del Mar Salton, y que estos efectos pueden llegar a costar alrededor de $29 billones de dólares. Sin embargo, usted puede estar pensando que estos riesgos y costos son exageraciones o tácticas para asustar a la comunidad. ¿Cómo es que el polvo del Mar Salton pueda hacer tanta diferencia siendo tan escaso (cubriendo solo 343 millas cuadradas) comparado con la cuenca del Mar Salton que cubre 8,360 millas cuadradas? Además de esto, la mayoría de la cuenca no está cubierta de cultivo para reducir la erosión por el viento y el transporte del polvo. Así que, ¿cómo es que la sequía del Mar Salton, la cual solo representa el 3% de toda la cuenca, pueda tener un efecto tan desproporcionado en la calidad del aire? Las respuestas a estas preguntas se encuentran en la composición del sedimento que se encuentra debajo del Mar Salton.

Sin embargo, deberíamos primero hablar acerca de las dos mediciones de polvo reguladas por la Agencia del Medio Ambiente de Estados Unidos (US EPA por sus siglas en inglés): PM10 y PM2.5. El PM en estas mediciones representa partícula de materia y los subsecuentes números representan el diámetro máximo de las partículas de polvo. Por ejemplo, PM10 es la masa de partículas en el aire con un diámetro menor a 10 micrómetros. Estos diámetros fueron elegidos debido a que partículas más pequeñas a 10 micrómetros están lo suficientemente pequeñas como para penetrar a los pulmones, y las partículas más pequeñas a 2.5 micrómetros pueden penetrar a la sangre y también son el componente principal en el smog que reduce la visibilidad. [1] Por lo tanto estas dos mediciones son un buen indicio del potencial riesgo a la salud asociado con el polvo. De hecho, el Condado Imperial ya excede los límites de estas partículas impuestos por la EPA. [2]

pm2_5_graphic_lg
Particle diameter sizes. Obtained from U.S. EPA.

Entonces, ¿cómo es que la sequía del Mar Salton causa el incremento de PM10 y PM2.5 tan dramáticamente que los efectos a la salud pueden llegar a costar por arriba de los $29 billones de dólares? La razón es debido a la presencia de sales, más específicamente, el tipo de sales en el sedimento que se deprende. Un estudio reciente por Buck et al. (2011) encontró que el tipo de sales formadas en la corteza de playa recientemente expuesta en áreas del Mar Salton tiene un impacto significativo en la cantidad de PM10 que se libera. [3] Cuando hay minerales presentes en conjunto con las condiciones ambientales precisas, normalmente se forman cristales lo suficientemente grandes como para formar una corteza que estabiliza el subsuelo y evita la liberación del polvo. Sin embargo, en el Mar Salton solo se forman cristales pequeños y estos previenen la estabilización del subsuelo lo cual causa “… una fuente continua de materiales finos que fomentan la liberación del polvo”. [4] Esta es una de las razones por la cual el área del Mar Salton  pueden tener un impacto tan desproporcionado en la calidad del aire y esto remarca la importancia de mantener agua en el Mar Salton para prevenir el escape del polvo. Afortunadamente, la mayoría de los esfuerzos de restauración mantienen esto en mente, y varios proyectos han demostrado ser exitosos en mantener los hábitats estables y prevenir el escape del polvo. Sin embargo, se debe tomar acción para implementar este tipo de restauraciones antes de que sea demasiado tarde.

Escrito por Jaben Richards
Traducido por Miguel Garcia


[1] http://www3.epa.gov/airquality/particlepollution/basic.html

[2] http://www3.epa.gov/region09/air/imperial/index.html

[3] Buck B.J, J. King, and V. Etyemezian. 2011. Effects of Salt Mineralogy on Dust Emissions, Salton Sea, California. Soil Sci. Soc. Am. J. 75:1971–1985.https://dl.sciencesocieties.org/publications/sssaj/abstracts/75/5/1971

[4] Buck et al. (2011) As Above