Por ya mucho tiempo, el Mar Salton ha estado cerca del final en la lista de prioridades cuando se refiere a las asignaciones de agua y esto ha puesto al Mar Salton en un gran aprieto. Hemos discutido extensivamente las consecuencias de permitir que el Mar Salton se seque y también las soluciones temporales que se han determinado en el Acuerdo de Solución Cuantitativa (QSA por sus siglas en ingles). Se ha reconocido por las varias partes envueltas en el conflicto que el Mar Salton necesita ayuda pero no se ha hecho mucho. El Mar Salton necesita una solución a largo plazo que le pueda dar una esperanza de un futuro sustentable. Dadas las condiciones actuales en el Mar Salton y las implicaciones de dejarlo secarse, talvez una solución ambiciosa seria el incorporar el Mar Salton en revisiones futuras a las leyes del agua en la región.

Desde el principio, las leyes del agua en el oeste de los Estados Unidos fueron desarrolladas como determinación del clima, geografía, y las necesidades de la población [1]. Estas leyes del agua se han modificado con el tiempo conforme las condiciones pertinentes han cambiado. Como ejemplo, durante la alta actividad minera en California, las leyes del agua fueron modificadas bajo la Acta Minera de 1866 para moldear las necesidades de la industria minera [1].

mining-hydraulic-large

Así como la actividad minera, el Mar Salton representa ahora un nuevo parámetro que afecta a una gran variedad de individuos e industria. ¿Porque no tratar de incorporar al Mar Salton en nuevas leyes del agua? A pesar de que se puede argumentar que la actual escasez de agua demanda mejores asignaciones de agua que simplemente desechar agua en el Mar Salton, también es necesario reconocer el gran desgaste ambiental y económico que vienen conforme el Mar se va secando. Expertos en leyes de agua en los 90s identificaron que las leyes del agua en el oeste de los Estados Unidos deberían de ser basadas en tres principios fundamentales: conservación, igualdad, y ecología [2]. En este caso, el Mar Salton representa un parámetro ecológico que merece atención.

Como se mencionó previamente, el Mar Salton siempre ha tenido poca prioridad, resultando en su estado actual. Como ejemplo, durante el principio de los 90s, el Distrito de Agua Metropolitano (MWD por sus siglas en inglés) creo un acuerdo con el Distrito Imperial de Irrigación (IID por sus siglas en ingles) para proveer al IID con tecnologías de irrigación más eficientes a cambio de un intercambio del agua que se conservó [3]. Tanto el MWD como el IID sabían que su convenio afectaría al Mar Salton, aun así nada se hiso al respecto y no había leyes del agua efectivas para prevenirlo. Ahora, conforme los acuerdos del QSA expiran regresamos a la misma situación.

A pesar de que la incorporación del Mar Salton en leyes del agua en el oeste de Estados Unidos sería un reto difícil, esto debería ser algo a considerar para garantizar la supervivencia del Mar Salton. Si excepciones fueron hechas en el pasado para la minería y la agricultura, el Mar Salton puede y debería recibir su turno de ser protegido por leyes del agua, especialmente considerando los grandes beneficios económicos, ecológicos y sociales que se ganarían al prevenir que el Mar Salton se seque.

Escrito y traducido por: Miguel Garcia


  1. Western state water right permitting procedures. Western States Water Council. November 1992.
  2. Searching out the headwaters: change and discovery in western water policy. Bates S.F., Getches D.H., McDonnell L.J., Wilkinson C.F. 1993..
  3. Water transfers in the west: Efficacy, equity, and the environment. National research council. 1992.